In Payments

El open banking (banca abierta) es un tema de que se escucha hablar bastante en el ámbito fintech. Sabemos que tiene que ver con “compartir datos” y “democratizar el acceso a la banca”, también sabemos que la regulación del open banking está avanzando en todo el mundo. Claramente, el open banking es grande, importante, y está llegando. Sin embargo, ¿qué es el open banking exactamente, y por qué es tan importante? Leemos datos, pero ¿qué significan?  Por ejemplo, el tamaño mundial del mercado es de ni más ni menos que siete billones de dólares y crecerá en un 2,800% en los próximos cinco años según lo pronosticado. Muy bien, pues ¿cómo se tangibiliza eso?

En este artículo mi intención es aclarar estas dudas, dando ejemplos concretos y cotidianos, que nos puede hacer entender el gran impacto que puede tener open banking en la región y otras regiones emergentes.

La revolución de las criptomonedas en la industria de pagos de América Latina

FREE REPORT

La revolución de criptomonedas en la industria de pagos de América Latina

Un reporte gratuito que detalla el crecimiento de criptomonedas, los casos de uso actuales y lo que la industria puede esperar para 2022 y en el futuro

Por qué lo necesitamos

América Latina tiene una de las tasas de informalidad laboral más altas del mundo. Según los últimos datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), estamos hablando del 53% de la población económicamente activa de la región.

Esta problemática, sumada a otras características estructurales de la región, como la baja bancarización, traen varias consecuencias, entre ellas:

  • La menor oportunidad de desarrollo para los trabajadores informales, que, por no tener un ingreso formal, profundiza las desigualdades y ven limitadas sus posibilidades de realización tanto personales como profesionales.
  • Casi la mitad de los adultos no tienen una cuenta bancaria en una institución financiera tradicional [1]
  • Menos del 15% de los adultos ahorra formalmente o ha sacado un préstamo formal, sin mencionar la cantidad de personas que invierte, que obviamente es mucho menor.

El caso de Melina

Escribo estas líneas y no puedo dejar de pensar en que, siendo argentina, ésta problemática toca a mi círculo social de cerca:

Melina es una amiga mía, de 27 años, proveniente de una familia de clase media. Hace unas tres semanas me consultó sobre cómo podía hacer para comprarse una notebook. La suya ya es antigua, le hizo todos los arreglos posibles, pero llegó la hora: necesita una computadora nueva. Melina quiere, entre otras cosas, poder trabajar mejor y estudiar online y una notebook que funcione bien es esencial. Sin embargo, a pesar de ser licenciada en terapia ocupacional, trabaja en atención al cliente en una empresa que vende maquinarias, de manera informal, lo cual trae el siguiente desafío:

No tiene acceso a financiamiento para comprar esa notebook que la ayudaría tanto en el ámbito profesional como en el personal.

Melina es de clase media, profesional, bancarizada y completamente digitalizada, pero no tiene la formalidad financiera para que se le justifique prestar un crédito.

Resulta que tiene cuentas en dos bancos:

  • Banco Galicia, donde le depositan su ingreso mensual pero no le dan una tarjeta de crédito.
  • BBVA, donde sí le ofrecen una tarjeta, pero con un límite equivalente a USD 150.  No se lo elevan ya que “no tiene ingresos formales”.

Teniendo en cuenta que la computadora deseada vale USD 500, que le ofrecen pagarla en cuotas, pero su límite no se lo permite. Dado que ya tiene algunas compras hechas con la tarjeta, no tiene USD 500 ahorrados, y las tasas de préstamos se encuentran altísimas dado el contexto económico en el país, se abre el interrogante:

¿Por qué Melina tiene que verse sin acceso a financiación siendo que sí podría afrontar el pago de las cuotas? Esto se debe a la falta de conocimiento de sus bancos sobre ella y sus finanzas.

¿Cómo podrían saber el banco Galicia y BBVA que en realidad, Melina sí tiene un ingreso mensual, aunque no formal, que le permitiría pagar el saldo de su tarjeta si tan solo le incrementaran el límite?

Una respuesta es: con datos alternativos y completos, gracias al open banking y al open finance.

Recordemos, si bien se usan algunas otras fuentes de información, el Banco Galicia toma decisiones viendo principalmente lo que Melina transacciona a través de ellos, y lo mismo el BBVA. Es curioso que los bancos tomen decisiones de negocio sin poder tener acceso a otros datos que revelen el verdadero posible comportamiento. Esta falta de acceso a datos genera un perfil de riesgo truncado, y se traduce en la toma de decisiones sesgadas, por la falta de disponibilidad de información.

Barreras

Lamentablemente, tanto para las instituciones financieras como para los consumidores, la banca se encuentra con algunas barreras para implementar el open banking y gestionarlo. A nivel tecnológico, podemos comentar que resulta complejo adaptar los sistemas de los distintos jugadores ya que no existen estándares para la intercomunicación de la información (que se suele hacer vía APIS, que vendrían a ser como las “cañerías” por la que viajan los datos).

Por otra parte, históricamente, América Latina es una región con una formalidad laboral muy baja, lo que genera un menor acceso a datos de los consumidores, derivando en, por ejemplo, la falta de creación de historiales crediticios, dificultando un perfilamiento adecuado del riesgo de crédito de las personas que, probablemente, más necesiten de estos servicios. La falta de datos y de comunicación entre las distintas fuentes de información generan una barrera que, si bien se trabaja en ello, hoy inhibe el crecimiento del open banking.

Posibles casos de uso

El open banking y open finance permiten ver desde otro ángulo el perfil del consumidor, y adecuar productos a ellos. Esta información complementaria a la que ya poseen abre las puertas a una infinidad de oportunidades, tanto al ecosistema financiero, como a las personas que, como Melina, hoy no pueden acceder a ciertos productos sólo porque sus datos no son tan visibles.

El compartir los datos, se trata de, a esta altura, una jugada estratégica, al contrario de la visión anticuada de que compartir puede ser contraproducente o riesgoso, abriendo la puerta a decenas de caso de uso que pueden traer clientes y generar ingresos:


¿Qué más permite el open banking? Mientras la regulación está empujando el open banking en Brasil y México, en Argentina, empresas privadas están empezando a innovar para habilitar el compartir datos y hacerlo más fácil que los bancos hablen entre sí. El mejor ejemplo es el “Banco de APIs” por parte del Banco Industrial (BIND) [2], el cual es un éxito, y generó infinidades de oportunidades para los usuarios argentinos como por ejemplo [3]:

  • La inversión en money markets desde billeteras virtuales disponible para millones de usuarios, como es el caso de Mercado Pago

  • Disminución de tiempos y facilitación de pagos online en transporte de media y larga distancia, como sucedió con Plataforma 10

  • El cash in a brokers de manera automática y ágil, como Bull Market Brokers

  • El acceso a créditos de manera digital, rápida, y automatizada, como sucede con Credicuotas

También es importante entender cómo el open banking impacta a la experiencia de usuario del consumidor y mejora la competitividad de una empresa que lo utiliza.

Un caso real sobre cómo el open banking nos ha cambiado la forma de invertir

Un caso que ilustra claramente la diferencia entre la experiencia de usuario con y sin open banking (y los recursos necesarios para llevar a cabo la operatoria), es el del ingreso de dinero en cuentas comitentes o de inversión. En la siguiente infografía, vemos lo que implicaba ingresar dinero para invertir, antes de que se implemente una funcionalidad que automatiza la conciliación de cuentas, y lo simple que resulta hoy en día.

Como podemos observar, gracias al uso de APIS en transferencias bancarias, hoy en día se puede:

  • Evitar la intervención humana
  • Minimizar errores
  • Automatizar tareas repetitivas
  • Ahorrar dinero por parte del broker
  • Eliminar el mínimo requerido para las transacciones, lo cual hace accesibles las inversiones a pequeños ahorristas y contribuye a la inclusión financiera
  • Acortar drásticamente los tiempos entre que se transfiere el dinero y que el inversor puede comenzar a invertir
  • Minimizar la fricción con el usuario, evitando el “cansancio” que implica informar la transferencia y esperar hasta 48 horas hábiles
La revolución de las criptomonedas en la industria de pagos de América Latina

FREE REPORT

La revolución de criptomonedas en la industria de pagos de América Latina

Un reporte gratuito que detalla el crecimiento de criptomonedas, los casos de uso actuales y lo que la industria puede esperar para 2022 y en el futuro

Conclusiones

  • El uso y apertura de datos alternativos supondrá una posibilidad de inclusión para más de 140 millones de personas en América Latina, una oportunidad de negocio que tiene como posibles usuarios al 53% de la población económicamente activa en la región.
  • El crecimiento de la necesidad de utilizar datos alternativos, de su apertura y del open banking y open finance ya es una realidad. Para los jugadores que no hayan dado aun respuesta a esto, no es una cuestión si deberán a adaptarse o no, si no de cuándo será una necesidad mandatoria.

  • No responder a esta tendencia implicará pérdida de cuota de mercado, de clientes, de ingresos, de retención, y los consecuentes incrementos en los esfuerzos para contrarrestarlo. En cambio, quienes dan los primeros pasos, son quienes corren con mayor ventaja.

La falta de estructura es de los mayores inhibidores para el desarrollo del open banking y open finance en la región. Dar los primeros pasos y mejorar los sistemas para que sean cada vez más sencillamente integrables, tener al día la documentación de los desarrollos internos y establecer estándares de comunicación entre las APIS será clave. 

Conocer las maneras correctas de aprovechar este mercado según las necesidades, la visión y misión de cada compañía, se vuelve no solo interesante, si no, una necesidad cada vez más urgente.

Próximos pasos

Contáctenos si le interesaría un estudio más profundo sobre el tema del open banking o bien otros temas clave que están afectando al sector de pagos en Latinoamérica, como criptomonedas, comercio social, Buy Now Pay Later y muchos otros.


FUENTES

[1] Disrupción para la inclusión: Tendencias y oportunidades no tradicionales para potenciar la inclusión financiera en América Latina, Deloitte, agosto 2021

[2] Bind API Banco

[3] Belvo, El estado del open banking en Latinoamérica




Recommended Posts