In Ecommerce, Logistics

Desde que inició la pandemia, tanto Argentina como Chile han experimentado un crecimiento sostenido en los volúmenes de compras de comercio electrónico transfronterizo, a pesar de las dificultades económicas y las disrupciones que se han presentado en los servicios de logística a nivel global. Chile sigue siendo un mercado más maduro que su país vecino, pero según las proyecciones de Americas Market Intelligence (AMI), se pronostica que ambos países crecerán a un ritmo saludable.

Representación de transporte de carga tipo importación o exportación en Argentina.

Argentina: un mercado resiliente pese a las restricciones gubernamentales

Las cifras de AMI muestran que a fines de 2019 (antes de la pandemia), el comercio electrónico transfronterizo en Argentina tenía un valor de USD 150 millones. Después de la pandemia, se estima que el mercado valdrá USD 1.000 millones para fines de 2025, lo que representa un aumento a una tasa de crecimiento anual compuesta (TCAC) del 32% entre 2021 y 2025. Este crecimiento se verá impulsado por el auge del comercio electrónico doméstico y la cantidad de usuarios que han empezado a comprar en línea gracias a mejoras sustanciales en los marketplaces internacionales, tales como aplicaciones móviles y sitios web en español.

¿Cómo funciona el comercio electrónico transfronterizo en Argentina?

El marco regulatorio permite que los consumidores argentinos realicen compras por Internet de dos maneras diferentes.

Cualquier consumidor radicado en Argentina que desee comprar en el extranjero debe hacerlo conforme a dos marcos regulados para la importación de bienes de consumo: el marco con entrega de “puerta a puerta” o el marco de “paquete pequeño”.

Hombre firmando digitalmente la recepción de entrega de un paquete que acaba de llegar a su casa.

1. Marco con entrega de puerta a puerta (a través del Correo Argentino)

  • Este marco permite que los consumidores compren en el exterior y que Correo Argentino (la empresa estatal de correos) realice la entrega del paquete, ya sea a un domicilio específico, o bien, a la sucursal de Correo Argentino más cercana que opere un servicio de control aduanero.

  • Productos permitidos: Libros, alimentos, ropa, juguetes, tecnología/aparatos electrónicos, artículos para el hogar, etc., siempre y cuando:
    • pesen menos de 20kg,
    • no valgan más de USD 3.000, y
    • sean para uso personal (es decir, no para uso comercial).

  • Proceso: El usuario realiza una compra por Internet y registra el código de rastreo del paquete en el portal en línea de Correo Argentino, donde completa una declaración jurada y paga los derechos de importación y la tasa de “gestión”. Después, la Aduana de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Argentina decide si el paquete se puede entregar al domicilio especificado o si se entregará a una sucursal.

  • Derechos de importación:
    • Si el valor de compra es inferior a USD 50, no se aplican derechos de importación.
    • Si el valor de compra es superior a USD 50, el comprador deberá pagar un impuesto del 50% sobre el monto excedente (p. ej., si el valor de compra es de USD 80, el comprador tendrá que pagar el 50% de USD 30).
    • Una vez que se le hayan entregado 12 paquetes al comprador en el lapso de un año calendario, tendrá que pagar un impuesto del 50% por cada uno de los demás paquetes que reciba, independientemente de su valor.
    • Tasa de gestión: Aproximadamente USD 2 por paquete.
Un hombre vestido de repartidor montado en su bicicleta por la ciudad. Usa reflectivo naranja y lleva una mochila cuadrada, de esas que se utilizan para guardar pedidos de comida.

2. Marco de paquete pequeño (por paquetería)

  • Este marco permite que los consumidores compren en el extranjero y que una empresa de paquetería se encargue de entregarles el paquete.

  • Productos permitidos: Libros, alimentos, ropa, juguetes, tecnología/aparatos electrónicos, artículos para el hogar, etc., siempre y cuando:
    • pesen menos de 50 kg,
    • o no valgan más de USD 3.000, y
    • o sean para uso personal (y no para uso comercial).

  • Proceso: El usuario realiza la compra por Internet y una empresa de paquetería (p. ej., DHL y FedEx) le entrega el paquete. El paquete llega a su domicilio y el comprador paga los impuestos de importación que calcula la empresa de paquetería utilizando la base de datos de la AFIP. En algunos casos, especialmente cuando se compra en grandes marketplaces, se realiza un solo pago que cubre el costo del producto, el envío y los derechos de importación. El límite es de 5 paquetes en un año calendario por comprador.
Mujer de negocios con una tableta en la mano. Habla con un hombre y le señala unos paquetes (el stock). Ambos están en un centro de distribución o warehouse

Nuevos modelos: gestores de paquetes

Los argentinos que compran en el extranjero se enfrentan a varias “dificultades”, como sitios web que sólo están en inglés, así como procesos de importación complejos y tardados. Como resultado, ha aparecido un nuevo tipo de modelo de negocios en Argentina, en el que empresas locales gestionan el proceso de compra y los servicios de logística necesarios para comprar productos del exterior.

En términos generales, estos “gestores de paquetes” operan una bodega en los Estados Unidos que permite que los clientes compren productos de cualquier parte del mundo y los envíen a la bodega. La empresa recibe estos paquetes y los consolida en un solo paquete grande, que luego se envía a Argentina. Este modelo de negocios cae dentro del marco de paquetes pequeños, ya que los gestores de paquetes están registrados como empresas de servicios de paquetería. El comprador entonces le paga una tarifa (y los impuestos de importación) a la empresa de paquetería por servicios de gestión y entrega a domicilio.

Estas empresas se centran principalmente en mejorar la experiencia global de compra al minimizar los tiempos de entrega, permitir que los clientes les compren a más vendedores y ofrecer diversos métodos de pago (incluido el financiamiento). Las seis empresas líderes en Argentina en 2022 son:

El comercio transfronterizo se enfrenta a dos retos principales en Argentina: tiempos de espera y controles de tipos de cambio

Como resultado de las regulaciones del gobierno y del Banco Central, todas las compras “en el extranjero” que se pagan con tarjetas de crédito y débito locales están sujetas a un impuesto adicional de alrededor del 65%. En la práctica, esto significa que el precio en dólares al que se liquidan estas operaciones termina siendo más elevado y, por lo tanto, más caro para el consumidor.

Sin embargo, la principal dificultad son los tiempos de espera. Las redes sociales están inundadas de quejas por paquetes que, después de llegar al país, tardan 3 meses (o incluso más) en procesarse y despacharse de las bodegas internacionales de Correo Argentino para su entrega local. Muchos otros se quejan de que los paquetes nunca se procesan o se “extravían”. Cuando un paquete llega a Argentina, la aduana lo retiene hasta que se procesa. Si el paquete se clasifica para entrega a domicilio (puerta a puerta), Correo Argentino enviará al domicilio del comprador un telegrama con un código para el rastreo local del paquete. Luego, el comprador registra este código en una declaración jurada en línea y paga los impuestos (si corresponden). Si el comprador lleva a cabo este proceso correctamente, se le envía el paquete.

Correo Argentino y Aduanas actúan a discreción cuando procesan productos para entrega a domicilio o retiro en sucursal. En muchos casos, el retiro de un paquete de una sucursal termina haciendo necesario que el comprador acuda a la bodega de Correo Argentino que se encuentra ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, la cual sólo está abierta durante horas hábiles y suele estar abarrotada.

Aunque se pueden evitar algunos de estos problemas si se elige que una empresa de paquetería entregue el paquete, cada comprador sólo puede recibir hasta 5 paquetes en un año calendario. La única manera de darle la vuelta a este problema es recurrir a los gestores de paquetes, que permiten que se les entreguen varias compras a los compradores en un solo paquete.

Oportunidades para gestores de paquetes: financiamiento y ecosistemas “cerrados”

Sin importar el valor de lo que compren, a los argentinos les encanta pagar en abonos. Estos nuevos actores de la industria de la logística pueden beneficiarse de esto si financian las compras de sus clientes o se asocian con empresas financieras de terceros, tales como empresas de tecnología financiera (fintechs). Por ejemplo, TiendaMia, uno de los participantes más maduros de esta industria, les ofrece financiamiento a los clientes que también son clientes de Banco Galicia. Aerobox permite que los clientes paguen los gastos de envío en abonos a través de MercadoPago.

La población no bancarizada está excluida de comprar por Internet en tiendas en el extranjero porque los pagos en línea requieren una tarjeta de débito, de crédito o prepagada. Aceptar pagos en efectivo no solo ayudaría a los no bancarizados a entrar al mercado, sino que también se convertiría en un incentivo para aquellos que desean comprar en el extranjero pero desconfían por problemas de ciberseguridad.

Una de las principales barreras para participar eficazmente en el comercio electrónico transfronterizo es la capacidad de navegar y hacer compras en marketplaces que sólo están en idioma inglés. Así pues, existe una enorme oportunidad para que las empresas de paquetería integren los marketplaces existentes con sus sitios web. TiendaMia está liderando el camino en esta área. El cliente puede buscar productos en Amazon y Walmart, entre otros, sin salir del sitio web de TiendaMia. Además, TiendaMia filtra todos los productos que, por ley, no se pueden importar a Argentina. Esto significa que los compradores nunca podrán comprar un producto, para luego descubrir que no puede entrar al país.

Cuando se trata de logística, los gestores de paquetería necesitan resaltar las ventajas que ofrecen por encima de los transportistas internacionales “normales”, a saber: envíos seguros con mejor rastreo, atención al cliente personalizada y tiempos de entrega más rápidos.

Representación de transporte de carga tipo importación o exportación en Chile.

Chile, el gigante regional de la paquetería pequeña y de bajo importe

Chile es una de las economías más prósperas de América Latina. Con un PIB de USD 300 mil millones en 2021, su economía es la quinta más importante de América Latina y el Caribe, detrás de Brasil, México, Argentina y Colombia. Actualmente, Chile cuenta con una población de 19 millones de habitantes y se espera que esta cifra aumente a 20,48 millones para 2025.

El comercio electrónico transfronterizo ha crecido a pasos agigantados en los últimos años, tanto así que alrededor del 60% de los paquetes en tránsito son transfronterizos. En comparación con Argentina, el comercio electrónico transfronterizo en Chile es una industria más madura debido a la menor intervención por parte del gobierno. Según las estadísticas de AMI, se estima que el comercio electrónico transfronterizo chileno tenía un valor de alrededor de USD 740 millones a fines de 2019, para luego crecer por más del doble al alcanzar los USD 1.700 millones a fines de 2020. Según un análisis de AMI, se espera que el comercio electrónico en Chile crezca a una TCAC del 19% entre 2021 y 2025, lo que significa que el volumen del mercado de comercio electrónico alcanzará los USD 31.900 millones para 2025, sin duda un tamaño de mercado considerable.

Marcos de importación

Al igual que Argentina, en Chile existen dos opciones para que los consumidores reciban sus paquetes internacionales. La primera es que Correos de Chile (un organismo estatal) entregue el paquete una vez que haya aterrizado en Chile. La segunda opción es que lo entregue una empresa de paquetería.

Si la aduana determina que la compra no es para reventa y que está correctamente valorada en menos de USD 30, no se cobrarán impuestos de importación ni IVA. De lo contrario, se cobrarán derechos de importación a una tasa fija del 6% e IVA del 19%.

Oportunidades: el auge asiático y almacenamiento en el extranjero

China es el principal impulsor del auge que se ha observado en el comercio electrónico transfronterizo de Chile. En 2021, el 60% de las compras transfronterizas realizadas por chilenos procedieron de China. Gracias al gran tamaño de su marketplace, sus precios bajos y sus costos de envío económicos, AliExpress se ha convertido en el marketplace favorito de Chile y ha superado fácilmente a eBay y Amazon en términos de ventas, con 12.000 pedidos al día.

Como resultado de lo anterior, Correos de Chile se ha asociado con AliExpress y Wish (una empresa estadounidense que envía sus productos desde China) para “reducir la fricción en el proceso de envío” y “acortar los tiempos de entrega”. En noviembre de 2021, Cainiao, la rama logística del grupo controlador de AliExpress, amplió su contrato con Atlas Air para mejorar su capacidad de envío a América Latina. Atlas Air ahora opera vuelos diarios en la ruta Hong Kong-Brasil-Chile, en comparación con los 3 vuelos semanales que operaban antes de celebrar el contrato.

En abril de 2021, Amazon comenzó a ofrecerles a sus clientes de Chile envíos gratuitos para productos elegibles en pedidos por montos superiores a USD 49. Esto es evidencia del potencial que tiene el mercado chileno para el gigante del comercio electrónico.

El almacenamiento en el extranjero es un nuevo modelo de logística muy popular en Europa y creemos que tiene un verdadero potencial en Chile. En el modelo de almacenamiento en el extranjero, el vendedor internacional pone bodegas en zonas de libre comercio y ahí almacena sus productos de mayor venta. Cuando un consumidor realiza una compra, el vendedor sólo tiene que enviarla localmente (si el comprador reside en el mismo país donde se encuentra ubicada la bodega) o enviarla internacionalmente a un país vecino. La idea detrás de este modelo es que el vendedor esté más cerca de los clientes para minimizar los tiempos de entrega.

Uno de los pioneros de este modelo logístico es AliExpress. La empresa ha puesto varias bodegas en España, Bélgica, Francia, Polonia, Malasia y la República Checa.

Ventajas:

  • Menores tiempos de espera: Este modelo es el más efectivo para acortar los tiempos de entrega. Una vez que el comprador completa su pedido, el vendedor solo necesita enviarlo a nivel local o regional. En comparación con los envíos internacionales exprés, este modelo de logística no está tan restringido en términos de volumen y peso, por lo que le da más opciones al comprador.

  • Utilización de zonas de libre comercio: Chile es un país ideal para que este modelo prospere gracias a sus zonas de libre comercio, las cuales reducirían drásticamente la fricción para el movimiento y envío de productos.

Desventajas:

  • Dificultad para pronosticar los inventarios: La clave de este modelo de logística es que el vendedor pueda predecir con precisión cuánto venderá y, por lo tanto, cuánto inventario deberá tener almacenado. Incluso en el mejor de los casos, es todo un reto lograr esto, y en el contexto de la creciente industria de comercio electrónico transfronterizo, se vuelve aún más difícil. Si el vendedor mantiene más existencias de las que necesita, tendrá que almacenarlas durante más tiempo a un costo. Este modelo es mejor para productos de alto volumen.

  • Problemas de ubicación: La elección de un país (y de una ciudad/región) está limitada por la logística local (¿qué tan fácil es mover los productos desde y hacia la bodega?) y por la disponibilidad de envíos internacionales de bajo costo (¿los precios finales son lo suficientemente buenos para el comprador?).

  • No sirve para productos personalizados: Este modelo de logística no es adecuado para empresas que venden productos personalizados o hechos a la medida, ya que es necesario que los productos se encuentren almacenados en la bodega antes de que los consumidores realicen el pedido.

Próximos pasos

Contáctenos si desea obtener más información sobre los actores clave de los sectores de logística y pagos de América Latina. AMI ha completado cientos de estudios en la región para empresas globales que están interesadas en expandir su presencia, ingresar a ciertos mercados por primera vez o mejorar sus operaciones de comercio electrónico, tanto domésticas como transfronteriza.


Keep up to date with our Logistics insights

Recommended Posts