In Logistics

Los 3PL (proveedores externos de logística) de Latinoamérica se están modernizando y reestructurando tan rápido como puedan para cumplir con la pujante demanda causada por el comercio electrónico. En 2019 el comercio electrónico latinoamericano crecerá en aproximadamente un 20%, de un volumen total de US$98 mil millones a unos US$118 mil millones. De esta cantidad, casi US$60 mil millones provendrán de tráfico de ventas minoristas realizadas mediante el comercio electrónico. Tal tráfico requerirá la obtención, el almacenaje el rastreo y la entrega de productos físicos. Las tiendas de comercio electrónico de Latinoamérica deben asociarse con proveedores logísticos 3PL establecidos… pero también deben exigirles un nivel de servicio que más rápido, más económico, más atento a los clientes y más rastreable que las operaciones logísticas del pasado.

Las expectativas de los clientes del comercio electrónico obligan a los proveedores logísticos 3PL a modernizar sus sistemas de almacenaje, a optimizar el cumplimiento, a mejorar su velocidad transfronteriza y atender a un cliente consumidor, todos factores que están sobrecargando la flexibilidad operativa de los actuales proveedores de logística en Latinoamérica. Los proveedores logísticos 3PL que se adapten a este mercado más grande pero mucho más demandante cosecharán rentabilidad y beneficios. Los que no logren cambiar experimentarán un descenso en sus ingresos y un colapso de sus ganancias.

 

Superar los retos de las devoluciones en el comercio electrónico

Uno de los mayores obstáculos para el desarrollo del comercio electrónico en Latinoamérica es la práctica de devolver productos, la cual afecta mucho la rentabilidad. En mercados semimaduros como el Reino Unido, Alemania y Estados Unidos, las devoluciones de productos comprados mediante el comercio electrónico en todas las categorías de productos llegan a casi un 35%, mientras que en México esta cifra está en aproximadamente un 20%.

Las tiendas online de México y Brasil han empezado a priorizar y evaluar la capacidad y flexibilidad para la logística inversa de sus proveedores 3PL. Gradualmente, los proveedores logísticos 3PL en Latinoamérica han empezado a ofrecer una gama más amplia de servicios de logística inversa, entre estos la reparación y restauración de productos, el reenvasado, el reenvío y, cuando sea necesario, la reventa realizada a través de intermediarios que venden productos usados.

El comercio electrónico transfronterizo representa una oportunidad creciente para que las tiendas extranjeras puedan tener acceso a nuevos consumidores que desean contar con más opciones y mejores precios frente a la oferta menos competitiva de sus mercados domésticos. Según las entrevistas realizadas por AMI con más de 100 comercios, las ventas de comercio electrónico transfronterizo están creciendo al doble del ritmo de crecimiento de las ventas domésticas. Pero sin estrategias más inteligentes en cuanto a la logística inversa, las dificultades presentadas al lidiar con las devoluciones de productos transfronterizas pueden superar los beneficios de vender en un mercado nuevo.

Hoy en día, los minoristas que venden en Mercado Libre, Aliexpress o Linio prefieren enviar un producto nuevo a los clientes sin pedirles que devuelvan productos defectuosos o incorrectos, ya que los costos implicados en la logística inversa (los cuales incluyen pasar por la aduana) casi siempre son mayores que los costos de los productos de reemplazo. De hecho, algunos vendedores online en Aliexpress ni siquiera ofrecen una política de devolución para las transacciones transfronterizas. Y al mismo tiempo, los servicios de mensajería y operadores postales están luchando por colaborar con la adueña para encontrar la mejor manera de tramitar las devoluciones en un entorno obsesionado con los costos.


Infografía sobre los mercados que más crecerán en Latinoamérica en 2019

Nota relacionada:

Infografía sobre los mercados que más crecerán en Latinoamérica en 2019


Otro enfoque para mitigar las inconveniencias de las devoluciones implica recolectar los productos devueltos en el país en donde se vendieron y subastar dichos productos —que han sido abiertos pero no usados— en sitios web locales de ventas. Sitios con volúmenes significativos de productos devueltos a nivel transfronterizo —como Aliexpress o DH Gate— están contemplando la idea de consolidar dichas devoluciones hasta poder llenar un contenedor con los productos devueltos, un proceso que puede demorar entre 1 y 2 semanas. En el interino, sustituyen al producto devuelto por uno nuevo.

Automatización en almacenes y análisis de información de clientes

El auge del comercio electrónico en Latinoamérica ha impuesto cambios en dónde y cómo los clientes de logística administran el almacenaje. Hoy en día, la mayoría de los almacenes en donde se guardan inventario se construyen en terrenos comerciales baratos que se encuentran fuera de los mercados urbanos importantes. Sin embargo, el comercio electrónico —el cual exige entrega rápida e incluso en el mismo día— les obliga a los 3PL a situar sus almacenes más cerca de los centros de las ciudades.

Los operadores de depósitos y proveedores logísticos 3PL anticipan que la automatización del almacenaje comenzará con robots móviles autónomos que apilan y mueven los productos ordenados hacia empaquetadoras para cumplir órdenes e incrementar su productividad. Poco después, la administración del almacenaje se concentrará en manejar la información de los consumidores a través de la analítica predictiva para contribuir a anticipar las necesidades de los depósitos y optimizar el posicionamiento del inventario. Como hemos presenciado en Europa y Estados Unidos, la gestión del big data disminuye los costos, acelera el cumplimiento y mejora la precisión del cumplimiento.

El último análisis realizado por Frost & Sullivan sobre el mercado Big Data and Analytics (BDA) en Latinoamérica descubrió que la industria generó ingresos de US$2.9 mil millones en 2017, y se prevé que alcance los US$8.5 mil millones en 2023, con una tasa anual compuesta de crecimiento (TCAC) de 19.2%. Hoy en día, Brasil encabeza el mercado al acaparar el 46.7% de las ventas en general, seguido por México (26.7%), Colombia (7.9%), Chile (6.9%), Argentina (5.6%) y Perú (2.4%). Una actitud evolutiva en cuanto las organizaciones impulsadas por datos, la mayor productividad, la lealtad de cliente y el Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) son factores clave que están impulsando al negocio regional.

Reducir los costos de la última milla y acelerar la velocidad

Según los proveedores logísticos 3PL, la entrega de la última milla representa el mayor costo para sus operaciones de comercio electrónico. En la logística urbana de Latinoamérica, las compañías pierden mucho tiempo buscando áreas para descargar, identificando calles sin nombre y quedándose estancados en el tráfico. Como resultado, la primera y última milla del transporte por flete se están volviendo cada vez más “uberizadas” a medida que empresas como Rappi, CargoX y Chazki utilizan un enfoque parecido al de Uber y utilizan una red de conductores y vehículos para entregar productos. Estas compañías todavía son pequeñas pero están creciendo a tasas alarmantes. A medida que crecen estas empresas obligarán a las firmas integradas verticalmente y a los proveedores logísticos 3PL a bajar sus precios.

Pero el comercio electrónico en Latinoamérica también genera oportunidades para los proveedores de logística tradicionales. Los minoristas electrónicos están descubriendo el potencial de expansión del mercado que conlleva la modalidad pago contra entrega. Los proveedores logísticos 3PL que puedan brindar este servicio encontrarán un mercado de comercios necesitados.

Empresas emergentes disruptivas

Las empresas emergentes (start-ups) disruptivas han comenzado a perjudicar la reputación —y los márgenes de rentabilidad— de los operadores de logística tradicionales. Lo que actualmente parecen pequeños pinchazos se convertirán en fuertes golpes a una industria que ha disfrutado más de dos décadas de consolidación y de crecimiento de rentabilidad desde 1995 a 2018.

Las empresas emergentes de logística de Latinoamérica se centran en reducir los costos y acelerar la velocidad del servicio en las etapas más ineficientes de la cadena de suministro al implementar tres armas de cambio: tecnología para aumentar la productividad, la “uberización” de las actividades trabajosas y el uso de marketplaces para nivelar el terreno de juego para los competidores. Todos estos enfoques disminuyen los costos.


Lo que más compran los latinoamericanos

Nota relacionada:

Lo que más compran los latinoamericanos


Para sobrevivir esta revolución disruptiva, los operadores de logística en Latinoamérica están empezando a recortar activos no productivos, disminuir el personal y centrarse en ascender en la cadena del valor al controlar la torre de clientes. Del tal modo podrán entender mejor los requisitos empresariales y ofrecer un servicio de mejor calidad. Controlar la base de clientes garantiza los ingresos, mientras que el despliegue estratégico de tecnología garantiza la rentabilidad. Lo grande y pesado ya no va más. Lo que va es lo liviano y lo ágil.

Los clientes de logística deben reducir sus costos

En el clima actual, si desean expandir sus ganancias, los clientes de logística en Latinoamérica no tienen mucho más remedio que abaratar costos. Es así porque los incrementos de precio no son realistas si se consideran las presiones globales sobre los precios.

Las firmas latinoamericanas solían ser reticentes a tercerizar los servicios de logística de valor agregado. Sin embargo, para las compañías que están creciendo rápidamente en el área de comercio electrónico, tercerizar funciones de gestión de la cadena de suministro les permite concentrarse en lo que mejor saben hacer: el mercadeo y la venta de sus productos. Quedarse sin existencias es un riesgo muy costoso para las compañías jóvenes de gran crecimiento. No obstante, en el mundo del comercio electrónico latinoamericano, esto sucede con demasiada frecuencia.

Las compañías de México están recortando cada vez más las flotas de vehículos y almacenes poco utilizados, prefiriendo tercerizar estos costos de manera variable. Para muchas compañías que venden productos para consumidores (y algunas firmas B2B), el costo más alto —aparte de la mano de obra— es la logística.

En la mayor parte de Latinoamérica, la industria camionera se encuentra altamente fragmentada, con proveedores que van desde hombre camiones a operadores de grandes flotas y experimentados agentes de flete que pueden incluso no poseer ningún camión. Escoger un proveedor de logística es difícil si uno pretende equilibrar costos con confiabilidad y cobertura geográfica. Sin un flujo estable de contratos de logística inversa, las firmas 3PL en Latinoamérica quedarán rápidamente excluidas del mercado debido a sus precios porque dependen de unos cuantos clientes multinacionales para mantener su negocio pero no se ocupan de conseguir clientes más pequeños para aportar volumen de logística inversa; y al mismo tiempo, pierden la oportunidad de trabajar estrechamente con plataformas por demanda o de crowdshipping (economía colaborativa).

Próximos pasos

Contáctenos para saber más sobre nuestra experiencia en el mercado de logística en Latinoamérica y para enterarse de cómo podemos ayudarlo como proveedor de logística a fin de entender mejor el mercado, su competencia y generar pistas. Si usted es un consumidor de logística, podemos ayudarlo a ahorrar costos estudiando a sus competidores y cómo compiten a través de la logística.

¿NECESITA AYUDA CON UN PROYECTO?


Recommended Posts

Understand LATAM Better

Sign up to receive AMI Perspectiva, our LatAm insights newsletter.
Email address
Secure and Spam free...

 A Free Resource

for Improving Your Strategic Planning for Latin America